Info

Entra. Cierra la puerta y tira la llave. Estás dentro. Esta es tu sociedad. Disfruta del lugar donde café y cultura convergen.

Facebook Twitter Instagram Spotify Spotify

Archive for enero, 2014

No deja de sorprendernos lo que algunos hacen con papel. Verdaderas obras de arte complejas y a la vez sutiles que surgen de un material tan sencillo como el papel.

El arquitecto y diseñador Yusuke Oono recorta libros con laser para crear estos impresionantes cuentos-escultura en volumen.

Cut-Paper-Books-by-Yusuke-Oono3-640x426 Cut-Paper-Books-by-Yusuke-Oono7-640x426 Cut-Paper-Books-by-Yusuke-Oono9-640x426

Los alimentos de Maria Laura Benavente están hechos con papeles de colores y tienen una riqueza visual muy interesante. Nuestra preferida es la del café, sin lugar a dudas.

Paper-Craft-Sculptures-Of-Food-2 Paper-Craft-Sculptures-Of-Food-10 Paper-Craft-Sculptures-Of-Food-3

Por último, y hechas también con papel y una asombrosa habilidad, encontramos estas hiperrealistas esculturas de animales salvajes creadas por el artista canadiense Calvin Nicholls. Impresionantes.

3D-Paper-Sculpture1 3D-Paper-Sculptures19-640x431 3D-Paper-Sculptures20-640x480

Nosotros no hemos conseguido pasar de la papiroflexia, pero desde luego, todo es ponerse.

Hay ideas que en cuanto salen a la luz suenan a película de ciencia-ficción, a broma, ideas que te hacen pensar ¿Es hoy el día de los inocentes? Amazon Prime Air es, sin duda, una de esas ideas.

Para los que aún no sepáis de que os hablamos aquí va la explicación: Jeff Bezos, consejero delegado y fundador de Amazon, ha puesto en marcha un proyecto para entregar sus pedidos con drones voladores no pilotados. ¿Genialidad o locura? Juzgad vosotros mismos.

Los llamados ‘Octocopter’ serán capaces de llevar paquetes de hasta 2,3 kilos (el 86% de los envíos de la compañía) directamente a las casas de los compradores en media hora.

Si necesitáis ver para creer, no se hable más, aquí os dejamos el video.



Bezos aseguró que el gran problema no es tecnológico sino legal y de seguridad. En cuanto Amazon consiga los permisos y se cumplan todos los requisitos de seguridad para evitar accidentes (que te caiga un dron volador en la cabeza, por ejemplo) el proyecto entrará en funcionamiento. Según el propio Bezos, aún habrá que esperar cuatro o cinco años.

En fin, que si sois de los que tenéis descabelladas ideas en la cabeza, apostad por ellas, puede que el día menos pensado las veamos en marcha.

La música es, sin duda alguna, uno de los sectores en el que más se desarrollan proyectos de mecenazgo colectivo. Y es que el croudfunding es una práctica en alza en la financiación de proyectos culturales.

Hace a penas 3 años que empezaron a surgir los primeros proyectos croudfunding, pero hoy ya contamos con numerosos casos de éxito que lo sitúan como una alternativa real a la financiación convencional.

No sólo artistas como Lloyd Cole, Throwing Muses o Standstill sino también festivales de música como el “RiverSong” de Minnesota, con propuestas folk, blues y jazz; o el “Gonohe” en Japón, en el que se combinan actuaciones musicales que van desde la samba hasta los ritmos tradicionales japoneses. Ambos festivales, financiados gracias a las microaportaciones de sus seguidores, ponen de manifiesto el valor de esta nueva forma de mecenazgo.

croudfunding(imagen:tipografiadigital.net/)

A pesar de estos éxitos, la microfinanciación también cuenta con escépticos, no solo en la industria discográfica convencional. Los hay que se preguntan si este sistema funcionaria para propuestas musicales más consolidadas o para artistas con mayores recursos.

Hasta el día de hoy, la mayoría de los casos de éxito son: bien proyectos de artistas emergentes o bien propuestas alternativas; en casi todos los casos, sin industria discografía detrás.

¿Estaría la gente dispuesta a financiar el proyecto musical de un artista consolidado y con recursos propios? ¿Es necesario invertir en un festival musical con trayectoria y que no necesita de impulso para seguir en el panorama musical?

Aún es difícil responder a estas preguntas y el futuro de la industria musical y de la viabilidad económica de proyectos musicales es aún incierto. Lo que sí es cierto, es que gracias al croudfunding hoy la música tiene un nuevos caminos por recorrer.